viernes, agosto 17

Dakar

Tómense tus caderas
como ejemplo de tierra
para vivir el resto
de mis días y sea septiembre
el tiempo elegido para
conquistarlas.
No busco reparos
en que te rindas
de un modo pacífico o,
por el contrario, deba
someterte.
En el segundo caso
(que nos ocupa)
lo haré del modo
más salvaje que conozco:
despacio (como a veces
me pides) y en silencio.

días

cuadernos